Beyoncé protagonizó el que probablemente ha sido el concierto más emotivo y romántico de su carrera, y todo gracias a dos de sus bailarines.

Y es que el público asistente de su concierto en St. Louis, Missouri, fue testigo de cómo uno de sus bailarines pedía matrimonio a una de sus compañeras en pleno concierto y teniendo como testigos a miles de personas.

Durante el concierto, Beyoncé colaboró en la pedida de mano de una de sus bailarinas más queridas, tras interpretar ‘Single Ladies‘ (tema que no se encuentra en repertorio de su ‘Formation Tour‘), la artista entregó el micrófono a otro de sus bailarines, John Silver, para que este se declarase sobre el escenario y frente a todo el público se arrodilló generando los aplausos al unísono de los asistentes al evento.

“Es mi reina. Ashley Everet, ¿quieres casarte conmigo?”, dijo el bailarín. Ella aceptó sin dudar fundiéndose en un largo abrazo y él le entregó el anillo de compromiso antes de que Beyoncé y el resto de los compañeros se acercaran a felicitarlos.